La sexta generación

La condesa Ottilie y el conde Alexander von Faber-Castell

En 1898, Ottilie, la nieta mayor de Lothar von Faber, se casa con el conde Alexander zu Castell-Rüdenhausen. Después del matrimonio, ambos son conocidos como el conde y la condesa von Faber-Castell. Esto da lugar a la nueva marca Castell.

Baronesa Ottilie "Tilly" vonFaber

El padre de Tilly, Wilhelm von Faber, murió de un ataque al corazón a la edad de 42 años. Esto destruyó las esperanzas de Lothar de entregar el trabajo de su vida a un heredero varón. Tras su muerte en 1896, Ottilie  que todavía era menor de edad y tenía casi 19 años,  siendo la nieta mayor, se convierte en la  propietaria de la extensa finca establecida en una fundación familiar. La empresa A.W. Faber, sin embargo, no formaba parte de la fundación familiar. Pasó a ser propiedad exclusiva de la viuda de Lothar, Ottilie senior. De acuerdo con las instrucciones que Lothar dejó en su testamento, ella debía "mantener las organizaciones que he presentado" y continuar colocando la administración en manos de empleados de confianza (Lothar von Faber, testamento 1896).

Una boda y un nuevo escudo familiar: Faber-Castell

Para gran alegria de Ottilie von Faber, su nieta Tilly se casa con el conde Alexander zu Castell-Rüdenhausen en 1898. Antes de fallecer, Lothar von Faber había decretado que el nombre "Faber" siempre deberia conservarse cuando la heredera de la compañía se casara.

Cuando la baronesa Ottilie se casa con el conde Alexander zu Castell-Rüdenhausen, se crea el nuevo apellido del donde y la condesa von Faber-Castell. Llena de anticipación, Tilly, "con gran entusiasmo, diseña un boceto para su nuevo escudo de armas" (Princesa Emma zu Castell-Rüdenhausen, diario 1/10/1898).

Por el bien de la compañía

La viuda de Lothar, Ottilie, se sintió aliviada de haber encontrado, en el conde Alexander, a alguien "que acepta la responsabilidad, con quien se puede trabajar de la mano y  consultar por el bien del conjunto, tan fácilmente como lo hubiera sido con mi hijo" (Ottilie von Faber a la princesa Emma zu Castell-Rüdenhausen, 20/6/1898). En 1990 lo contrata como socio en la compañía y  le confia su gestión. Tras su muerte em 1903,  su nieta, la condesa Ottilie "Tilly", heredó la compañía. Como socio, Alexander continuó ocupando el cargo de director gerente. Bajo el liderazgo del conde Alexander, la compañía floreció nuevamente y celebró grandes éxitos.

La familia en su vida personal

La primera Guerra Mundial

Sin embargo, la Primera Guerra Mundial de 1914-1918 trajo profundos cambios sociales y políticos. El orden mundial, que en Alemania en particular todavía estaba dominado por una élite aristocrática, colapsó. El  entusiasmo inicial por la guerra pronto se convierte en desilusión. 

Cuando estalla la guerra, el conde Alexander tuvo que mudarse a Bélgica. Para pesar de  Ottilie, rara vez tuvo la oportunidad de visitar a su familia en Stein. Las largas separaciones pusieron a prueba la relación y la pareja se aleja. "He notado desde hace un año que nuestros sentimientos mutuos ya no son los mismos. (Ottilie von Faber-Castell al Conde Alexander 22.6.1916)

Dividos por la guerra

Cuando Ottilie se enamora del barón Philipp von Brand zu Neidstein, le pide el divorcio a Alexander, porque quería "ser feliz con él ... a quien he conocido muy bien en este año y medio" (Ottilie von Faber- Castell al conde Alejandro 22/6/1916).

“Estimado Alexander, hoy vengo a usted con una gran petición:  ¡libéreme! ... Nadie sabe cómo he sufrido interiormente hasta que tomé la decisión ... por favor haga este sacrificio por mí; porque no lo haré y no puedo ser sincera ... Te he dado un hijo, administra todo para él como antes, puedes hacerlo mejor que yo "(Ottilie von Faber-Castell, al Conde Alexander 22/6/1916)

"Después de días y noches muy tristes" (Alexander von Faber-Castell a Ottilie, 2/7/1916) Alexander finalmente acepta el divorcio. Ottilie transfiriere la fundación familiar a su hijo Roland y posteriormente recibe una renta vitalicia de por vida. En 1918 se casa con Philipp von Brand zu Neidstein, también divorciado.

Alexander se casa con la condesa Margit von Zedtwitz

"El conde Alexander es ahora el único propietario de la compañía. Se casa con Margit Gräfin von Zedtwitz en 1920 y su hijo Radulf (+2004) nace en 1922. Un año antes de su muerte, el conde Alexander vuelve a tomar su nombre de nacimiento, el conde zu Castell-Rüdenhausen. Muere en 1928 a la edad de 62 años.El lugar de su descanso final no está en la tumba familiar Stein, sino en su finca en la montaña de Schwanberg, cerca de Castell.  Su hijo Roland fue nombrado como heredero único."

Futuras generaciones

La cuarta generación
El barón Lothar von Faber (1817-1896) La fábrica se convierte en una empresa con prestigio internacional.
Leer más
La quinta generación
Wilhelm von Faber (1851-1893)
Leer más
La séptima generación
El conde Roland von Faber-Castell (1905-1978)
Leer más