Experiencia Faber-Castell

El castillo Faber-Castell

La fachada con arcos y pilares románicos, entramados de madera, torres redondas y esquineras, etc., recuerda a un castillo medieval. El interior sin embargo es diferente. De una forma impresionante y versátil, los estilos de las épocas románica, gótica y renacentista conviven con el Imperio y el Clasicismo para luego llegar a transformarse en lo que entonces era muy moderno: el modernismo.

Antecedentes

Una boda

"En 1898, la hija mayor del barón Wilhelm von Faber, Ottilie (1877-1944) se casó con el conde Alexander zu Castell-Rüdenhausen, miembro de una de las familias aristocráticas más antiguas de Alemania. Pero la voluntad de su abuelo, Lothar von Faber, había estipulado que cualquiera de los descendientes que heredase su propiedad debería llevar no solo el nombre de la compañía sino también el apellido Faber. Y así, por consentimiento del Príncipe Regente Luitpold, surgió la nueva línea de conde von Faber-Castell.
  Después de la muerte de la viuda de Lothar, Ottilie, en 1903, el negocio pasó a su nieta Ottilie y su esposo Alexander. En el mismo año, el Conde Alexander hizo construir un ""castillo de considerable extensión"" en los terrenos adyacentes al sitio de producción en Stein, al lado al castillo viejo más pequeño que había sido construido por Lothar von Faber. El nuevo castillo estuvo listo para ser ocupado en 1906."

El "Nuevo Castillo"

El gran Neues Schloss (Castillo Nuevo) se construyó en solo tres años (1903-06) bajo la supervisión de Theodor von Kramer, jefe del departamento de planificación bávaro y director del museo de comercio. Los castillos, el conservatorio, la capilla y el claustro se agrupan alrededor de un patio rectangular. El campanario, símbolo de la ciudad de Stein, une los dos castillos. El alegre frente romántico al este da a una terraza con vistas al parque y la elegante villa que fue construida para el hijo de Lothar, Wilhelm von Faber en 1884. Las ventanas, torres y mampostería del Neues Schloss recuerdan a un audaz castillo medieval, apropiado para el nombre Castell, una familia cuyas raíces se remontan al siglo XI.
La condesa Ottilie von Faber-Castell en la habitación "Louis XIV"

El interior

Las tres plantas del castillo ofrecen un fascinante contraste entre el historicismo y el modernismo. Varias salas, de gran interés para los historiadores del arte, fueron diseñadas por Bruno Paul, un conocido diseñador de interiores de la época. Otras habitaciones son como un espectáculo histórico, una interpretación de varios estilos del pasado. Hay una sala de recepción en estilo clásico francés, bibliotecas renacentistas, un gran hall de entrada que contiene elementos típicos románicos, un salón de baile con detalles góticos, renacentistas, barrocos y modernos. Los baños de damas y caballeros también son inusuales, cada uno con baños de mármol hundidos al estilo del modernismo. El piso superior alberga el gran salón festivo donde se llevaron a cabo numerosos bailes y recepciones para los invitados procedentes de la nobleza y el mundo de la política y los negocios.